CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

Hablar de Karim Adduchi no es fácil. Es joven, sí. También es diseñador. Pero no es un joven diseñador. Es fresco, pero intenso. Y totalmente multidisciplinar. Karim es un artista, porque Karim hace, y lo que hace se convierte en arte.

Karim Adduchi tiene 27 años, es de origen marroquí pero creció en Barcelona. Hace cuatro años que se mudó a Ámsterdam y acaba de graduarse en moda en la Academia Gerrit Rietverd con la colección She knows why the caged bird sings, el mejor homenaje que podía hacerle a sus raíces. La protagonista es la mujer bereber y la dualidad entre fuerza y vulnerabilidad. Lo que se ve y lo que no se ve. Y las historias, la belleza y el poder que estas mujeres son capaces de esconder detrás de la ropa.

Tenía 5 años cuando sus padres se mudaron a Barcelona. Era tan pequeño que ni siquiera recuerda el traslado. En su mente: imágenes borrosas, recuerdos muy leves y una nostalgia inexplicable. Al no conocer el idioma, las artes plásticas eran su única forma de expresión. Y desde entonces, Karim tomó la palabra.

La pintura y la moda son su mejor lenguaje, aunque asegura que nunca van de la mano. La moda necesita tiempo, reflexión. La pintura es espontánea. Para él, un cuadro empieza cuando se termina y desde que nace ya nunca podrá dejar de hablar. Miedos, pensamientos y dudas que se inmortalizan y se convierten en universales. “Nunca quiero conservar lo que hago, pinto para la pintura, le doy voz y un mensaje para que los otros la escuchen hablar”.

Tiene muchos cuadros empezados a la vez. “Es como tener muchos buenos amigos, cada uno empatiza de forma diferente”. Tarda días en terminarlos y nunca ha comprado un lienzo. Utiliza cualquier material: maderas, cortinas o pantallas de proyección. Y lo último: fotografías de moda. En estos casos sólo tarda 5 minutos. Es visceral, crítico, firme. Y el resultado: triste. “Es una crítica interna a la industria de la moda y a la explotación de la belleza.”

Karim no puede separar vida y trabajo. Todo lo que hace habla de él. Dice que su mejor virtud es ser consciente de sus defectos. Le obsesiona el concepto de identidad, el Renacimiento y el Expresionismo Austríaco. Le tiene miedo a los miedos pero si tuviera que definirse en una palabra sería positividad. Phoebe de Friends le hace reír sin parar, su comida favorita son las palomitas y se considera fan absoluto de Maya Angelou. Si se pierde, será en un laberinto y si queréis encontrarle, probad en alguna cafetería.

TEXTO
GEMMA CUADRADO SOLER

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados