CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Nacido hace dos años en el marco de la Bienalsur, el proyecto Juntos Aparte vuelve a la carga este año para tratar temas como las fronteras, la migración, la identidad o el territorio. Impulsado por Alex Brahim, original de la ciudad de Cúcuta (Colombia), donde se celebra el II Encuentro Internacional de Arte, Pensamiento y Fronteras hasta el 16 de noviembre, el proyecto ha visto desfilar y exponer un gran número de artistas internacionales y locales que reflexionan sobre el modelo fronterizo colombo-venezolano.

“Cúcuta, al haberse definido históricamente por su condición de frontera junto a Venezuela, se encuentra en un momento de gravísimo desplome económico, social y de perspectivas porque la masiva migración de venezolanos sin un plan de contingencia razonable ha generado traumatismos sociales y humanitarios sin precedentes”, nos contaba Alex hace un par de años cuando le entrevistábamos en Buenos Aires. Y la cosa sigue igual o peor, ya que Venezuela no parece recuperarse y el flujo migratorio no muestra signos de desaceleración. Así que Alex ha vuelto a organizar un programa lleno de actividades artísticas, culturales y sociales –exposiciones, recorridos, proyecciones, debates, etc.– durante mes y medio, y que ahora llega a su fin, y en el que ha implicado a la sociedad civil, al gobierno, la academia y la empresa.

En tiempos de crisis de migratoria global, Juntos Aparte pretende ser un rayo de luz que guía hacia la esperanza. En su primera edición, ya fue todo un éxito, y fue capaz de movilizar a más de nueve mil asistentes y hacer que más de treinta artistas de todo el mundo participaran. En esta edición, los números crecen: más público, más actividades, y más artistas –casi cincuenta, entre los que se encuentran figuras internacionales de la talla de Marcelo Brodsky, Glenda León, Betsabeé Romero, Juan Pablo Echeverri, Giuliana Racco, Antonio Caro, Javier Téllez, Núria Güell, Avelino Sala, Dan Perjovschi o Daniela Ortiz, entre muchos otros, que comparten espacio con artistas regionales como Carmen Ludene, Andrés Duplat, Samir Quintero, Noemí Vega, Diana Villamizar o Adrián Preciado. Todos ellos se han repartido entre varias instituciones de la ciudad dedicadas a la cultura.

En el Museo Norte de Santander y ciudad de Cúcuta se encuentra la exposición Es_ta_do_na_ción, donde se plantea el concepto del estado-nación, un sistema de organización política vigente desde el siglo XVII, a través de las obras de varios artistas. En la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero, la exposición Entre toche y guayaba madura aborda “la relación centro-periferia, un cocepto que parte de la economía y se extiende a lo político, social y cultural como analogía de la desigualdad”. La Casa Museo Torre de Reloj acoge Sigan bailando (Despierte al vecino), una muestra que, desde un punto más historicista, examina cómo la historia de la migración es la historia de la humanidad y viene marcada por la supuesta superioridad de ciertas razas o etnicidades, culturas, pueblos y géneros. Para acabar, el Centro Cultural Quinta Teresa alberga El puente está quebrado, una exposición que propone “un ejercicio de recuperación de memoria: repasar el diálogo de la frontera con la producción artística en ambos lados del Táchira desde el cambio de siglo”.

Texto
Arnau Salvadó

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados