CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Si hay algo que ha puesto de manifiesto la pandemia, es que la especie humana es social por naturaleza. El fotógrafo Isaac Flores lleva años documentando estas realidades, dirigiendo su mirada hacia la escena queer barcelonesa. Haciendo de la cámara su vehículo de expresión, el joven artista es el ganador de la decimonovena convocatoria del Premi Joves Fotògraf(e)s – Inspai, Centre de la Imatge de la Diputació de Girona. Y ahora, podemos disfrutar de su obra (al fin de forma presencial) en su nueva muestra, Identitats vàlides, abierta al público hasta el 16 de abril.

“Parece que estamos en un columpio con la esperanza de avanzar, pero terminamos retrocediendo porque así funciona su mecanismo”, comenta Isaac cuando le pedimos que defina la insólita situación que vivimos desde hace un año. Es evidente que nadie se ha librado de la crisis sanitaria global y de sus fatales efectos, pero, ¿cómo afecta a un creativo cuyo trabajo consiste en dejar constancia de escenas que tienen como epicentro las calles y los locales nocturnos de Barcelona?. “Las fotos hechas antes del confinamiento ya forman parte de otra época, creo que no somos conscientes todavía”.

Y es precisamente en esta época pre-pandémica en la que se centra el fotógrafo, concretamente entre el 2018 y el 2020, margen temporal que abarcan las instantáneas de su nueva exposición y cuyas características, definidas por la aparente normalidad, distan mucho de las que rigen el mundo hoy en día. “Con la perspectiva del tiempo, es verdad que durante estos dos años hubo una bocanada de aire fresco en la escena, una explosión de propuestas y artistes emergentes”, añade.
Haciendo un símil entre la vida y un columpio, debiendo romperse este último para evitar que la historia se siga repitiendo y podamos avanzar en materia de libertades y derechos de una vez por todas, Identitats vàlides rompe con las ataduras que su contenido visual tuvo que enfrentar en redes sociales en repetidas ocasiones. “Agradezco poder enseñar mis fotografías en formato físico sin censura, es un privilegio”. Y es que ni la pandemia, ni los horarios acotados, ni las restricciones de aforo que obligaron a hacer de la inauguración de la muestra un acto reducido, le han frenado en su deseo de llevar su obra un paso más allá.

“Es una exposición bastante libre, cualquiera la puede disfrutar”, dice sobre el proyecto que acoge hasta mediados de abril la Casa de Cultura de Girona, y cuyas fotografías en diferentes formatos como el digital, el analógico y la polaroid, prometen poder verse en otros rincones de la geografía española. Una parada que se suma a las escalas ya previstas en el Visa Off de Perpignan, el FineArt a Igualada y el festival Mirades en Torroella de Montgrí, entre otros.

“También la puede pedir aquí cualquier festival o centro público perteneciente a una diputación nacional”, explica, antes de anunciarnos con qué otros proyectos ha dado la bienvenida al 2021. “Voy a participar en la próxima tirada impresa de una de revista LGTBIQ+ mítica nacional e internacional, es lo único seguro que te puedo decir. Mi proyecto actual es encontrar un trabajo, desgraciadamente de la noche ya no se puede vivir, y seguiré haciendo fotos. Veamos por donde me lleva el viento.”.

Texto
David Alarcón
Portada
Yo con la Fernanda en las Ramblas, día del Orgullo, 2019

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados