CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

Primero fue aquella frase de "El brunch ya no se lleva... Ahora se llevan los Desayunos Tardíos" y La Mojigata conquistó el paladar y el estómago del madrileño barrio de Las Letras. Ahora llega el Capítulo II y la consigna es clara: "Pyjama is the new smoking".

Habrá quien se acuerde de un local pequeñito en la calle Lope de Vega. Uno que rezumaba autenticidad por los cuatro costados, con muebles de aquí y de allá -referencia para muchos otros sitios que vinieron después-, con una cocina abierta a la sala que siempre olía a domingos en el campo y donde se servía riquísima comida handmade y eco-friendly. Era La Mojigata, un sitio que supo atraparnos con sus Desayunos Tardíos, una oda a las mañanas domingueras, esas en que la primera colación del día lo mismo empieza a las ocho que a las doce y puede alargarse hasta las tres.

Sin embargo, ese evento semanal en el que todo el mundo se daba cita terminó hace unos meses, cuando La Mojigata dejó el local para dedicarse exclusivamente al Casering, un catering que nada tiene que ver con bocados en cucharitas de porcelana blanca ni coulis de frambuesa, sino con la recuperación del respeto y el gusto por la comida. También con otras cosas que se han ido perdiendo como cocinar con todo el tiempo del mundo, amasar nuestro propio pan y nuestras tartas, revolver a fuego lento las confituras… Y es que La Mojigata se caracteriza por elaborarlo todo con productos naturales, servidos de un modo sencillo, sin barroquismos ni minimalismos, utilizando menaje reciclado y biodegrable.

Sí. Lo has adivinado. Los Desayunos Tardíos han vuelto, devolviendo el placer a quienes alguna vez los disfrutaron y para sorprender a quienes se los perdieron. Las citas tendrán lugar periódicamente en el último domingo de mes e incluirán mucho más que los exquisitos platos y el buen ambiente de antaño. Cada uno será diferente y en cada ocasión estarán acompañados por músicos, diseñadores, decoradores, activistas medioambientales, pequeños productores, etc. ¿Dónde? El lugar es secreto y podrá ir cambiando con cada encuentro. Las plazas son limitadas, por lo que el nuevo formato tiene la particularidad de que hay que comprar la entrada por anticipado.

El primero de esos Desayunos fue el pasado domingo y se celebró en la nave de Q17 estudios. Allí no solo disfrutamos de un auténtico espectáculo gastronómico, sino que lo hicimos en un ambiente de lo más acogedor gracias a la colaboración de Ondo Interiorismo con la decoración del escenario, los arreglos florales de Vincapervinca y un precioso fotomatón obra de Marlett Eventos. Además, y mientras desayunábamos tardíamente, escuchamos la charla de Rubén B., AKA Trasmonte, un apicultor que financia su proyecto ecológico mediante crowdfounding. Por su parte, Save the Date Projets aportó la imagen y las bolsas de tela, que se regalaron entre todos aquellos que se animaron a ir a desayunar en pijama. Y, hablando de pijamas, también nos dejamos llevar por las melodías de un Francis White recién levantado que nos deleitó con la presentación de su nuevo disco. Aquí te dejamos con las mejores imágenes de uno de los rituales más preciados de La Mojigata y que seguramente dará mucho que hablar en sus próximas ediciones.

TEXTO Y FOTOS
ALINA LAKITSCH

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados