CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

Dos amigos, una cámara y mucha imaginación fue todo lo necesario para rodar el cortometraje de "Dead End Desert". Blanca Miró y Balthazar Klarwein se fueron de vacaciones a Fuerteventura en diciembre de 2013 con su gran compañera de viaje, la cámara. Solo llegar a la isla quedaron prendados de los paisajes extremos y milenarios, que para ellos simulaban un decorado postapocalíptico de un futuro relativamente próximo. Al mismo tiempo, a medida que hacían ruta por la carretera, se fueron topando con los típicos pueblos prefabricados al más puro estilo Magaluf, pero para gente de mediana y tercera edad. La antítesis de estos dos escenarios: desiertos magníficos y carteles enormes con luces de neón, fue para ellos la ocasión perfecta para explicar en forma de vídeo el fenómeno actual de la censura y el control de internet.

Blanca y Balthazar recuerdan que en aquellas fechas leer el periódico creaba mucha incertidumbre; el caso Snowden aún estaba en pleno apogeo y se empezaba a hablar de los drones como posible elemento de vigilancia en las ciudades. Esta situación junto la extraña combinación de los paisajes de Fuerteventura les llevó a crear Dead End Desert. A través de la historia de un joven que intenta encontrar el punto geográfico exacto dónde poder liberar toda la información censurada de internet, queda retratado un futuro donde no habrá libertad de información y donde todas nuestras acciones serán controladas por entidades superiores.

Durante los largos viajes en coche recorriendo los sitios más insólitos de la isla, la banda sonora por excelencia fue el álbum de Fourth World Vol 1 Possible Musics de Jon Hassell con Brian Eno. Tanto Blanca como Balthazar coincidieron en que la canción de Chemestry, era la ideal para el vídeo, ya que evocaba el mismo halo de misterio que esos paisajes. Gracias a todos esos elementos y a la aportación de Claudia Mate, que ingenió un policía virtual, y de Nacho Naya, que introdujo elementos surrealistas en el audiovisual, se dio forma al cortometraje de manera casi mecánica. Si no os queréis perder este deleite audiovisual futurista, hoy se proyectará en el [email protected], Joaquim Costa 59, entre las 19:30 horas y las 22:00 horas.

TEXTO
CARLA GIMENO

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados