CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Es de noche, te metes en la cama y oyes un sonido extraño proveniente del salón. Como persona normal, te levantas y vas a investigar, pero tu sorpresa llega cuando ahí no hay nadie. ¿O sí lo hay? Este tipo de hilo argumental, como otros más variados, son los que conforman el cine de terror que enamoró a Pablo S. Pastor, que hoy nos habla de su trabajo y de su último corto, Bye Bye Baby.
¿Cuándo decidiste que tu pasión era hacer cine? ¿Había otros trabajos que hubieses considerado anteriormente?
A los catorce años cogí la cámara de mi padre y rodé mi primer corto. Desde ese momento supe que eso era lo que quería hacer. Obviamente es una profesión dura y también me formé como periodista. Me especialicé en moda y trabajé en varios medios especializados durante años, pero mi gran pasión es y será siempre el cine.
Tus cortometrajes se centran en las clásicas películas de terror, ¿cuál es tu favorita? ¿Fue esta el desencadenante de que te centrases más en este género y no en otros?
Mi favorita, y por la que quise dedicarme a esto, es Scream. Wes Craven y Kevin Williamson cambiaron mi mundo cuando lanzaron esa cinta. Y sí, ese fue el gran desencadenante para que hoy haga lo que hago. Es cierto que me gustan otros géneros también, pero amo el terror desde siempre y Scream hizo brotar las ganas de querer rodar algo propio.
Tú último corto se titula Bye Bye Baby, y según la sinopsis, habla de Heather, una chica que decide quedarse un viernes por la noche en casa en vez de salir. Pero al parecer no está sola. Este tipo de historia la vemos en películas que seguramente han inspirado este corto –como la anteriormente mencionada Scream. Normalmente, los clichés en el cine de terror son ridiculizados, ¿cómo usas esa visión a tu favor? ¿Los reinventas para darles un punto de frescura y novedad, o directamente utilizas los mismos que los clásicos?
Como bien dices, puede tener varios clichés propios del género, pero lo que pretendía hacer con este corto es básicamente una carta de amor a este género que tanto me ha aportado. He intentado no caer en muchos tópicos y, a medida que avanza la historia, vamos adentrándonos en algo que no creo que todos se esperen –sin hacer spoilers. Pero pienso que estos tópicos del género juegan genial en la historia. Es un corto hecho por un amante del terror para otros amantes del terror.

En Bye Bye Baby tenemos a Karina Kolokolchykova como scream queen principal, ¿cómo ha sido trabajar con ella? ¿Qué buscabas a la hora de encontrar a la protagonista ideal?
Trabajar con Karina ha sido genial. Soportó muchas horas de rodaje sin parar y con mucho frío sin decir nada. Siempre estaba metida en el papel y ha sido una delicia para mí tenerla a mi lado. Sé que llegará lejos y que tenemos mucho que ver de ella todavía. Buscaba a una chica que no pasase desapercibida, que pudiese ser frágil pero dura a la vez, y Karina, además de todo eso, tiene un look único que me enamoró nada más verla. La necesitaba tener dando vida a Heather porque sé que ha conseguido hacer de ella un personaje difícil de olvidar.
El corto tiene una estética muy marcada por lo retro, que se combina con elementos de hoy día. ¿Es intencionado? ¿Por qué mezclar un teléfono con cable y un smartphone?
Totalmente intencionado. Estoy naciendo como director y trabajo para crear mi propio universo. La estética vintage me llama mucho e intento siempre trasladarla a mis proyectos pero mezclada con elementos de hoy en día. Es un poco el mundo que quiero crear en mi cine, moderno y clásico a la vez.
Antes ya hemos hablado de tus referencias cinematográficas, pero, ¿cuáles son las que podemos encontrar en Bye Bye Baby? ¿Piensas que una persona que no esté tan entrada en el género de terror puede entenderlas fácilmente? ¿Hay alguna referencia clave para aquellos fans del género? 
Pues mi mayor referencia era Scream, sobre todo la secuencia inicial, pero hay otras películas como Cuando llama un extraño que también me han influenciado. El espectador medio verá rápidamente la conexión con Scream, y además Karina tiene el pelo parecido al de Drew Barrymore –mucha gente cree que fue buscado, pero no es así. Hay otras referencias que no son tan fáciles de encontrar si no te gusta el género. Aunque también te digo que me han sacado referencias que ni siquiera tuve. Cada uno ve lo que quiere ver, al final.
Has presentado el corto en el Festival de Sitges, pero no es el primero. En la edición del año pasado participaste con Into the Mud. Al ser la segunda vez presentando un corto, ¿sientes la experiencia de manera diferente?
Esta vez fue distinto para mí porque competíamos en Sección Oficial, la más importante del festival. De hecho, el corto ganador es preseleccionado para los Oscar. Siempre soñé con tener un trabajo mío en Sitges y tener dos cortos durante dos años seguidos y lograr estar en esta sección fue algo muy bonito y emocionante.

Posiblemente, debido a la gran fama de este festival de cine fantástico y de terror, le tienes mucho respeto. ¿Qué te ha aportado, tanto en el campo profesional como en el personal, participar en Sitges?
Profesionalmente, creo que te haces un nombre en el sector que no te dan otros festivales. Todos los que hacemos terror queremos estar en Sitges, y más en la Sección Oficial, así que lograr estar ahí con mis primeros cortos creo que me ha aportado notoriedad y, espero, algo de respeto. Y a nivel personal me ha aportado muchísimo. Es un festival al que voy cada año desde hace ya cuatro o cinco y comparto diez días con gente que se ha convertido en parte de mi familia, amigos con los que hablo a diario. Sin Sitges nada de esto habría sido posible.
Con Into the Mud ganaste más de diez premios en diversos festivales, ¿qué esperas de Bye Bye Baby en un futuro? Por ahora, ¿cómo estáis trabajando la distribución tanto nacional como internacional?
Pues de momento estoy súper contento, llevamos más de veinte selecciones desde que estrenamos en octubre en Sitges y hemos ganado dos premios. Para mí lo más importante es la calidad de las selecciones más que la cantidad, y por ahora no me puedo quejar. Espero que Bye Bye Baby me abra las puertas del sueño de crear mi primera película. De hecho, ya estoy trabajando en la adaptación al largo del corto. ¡Crucemos los dedos!
Finalmente, ¿qué otras historias nos querrás contar en un futuro? ¿Hay algún otro proyecto en el que debamos fijarnos?
Pues tengo muchas ideas en la cabeza para transmitir. Historias de terror con trasfondo social, alguna antología y, por supuesto, mi primera película, que espero llegue pronto. De momento estreno online mi nuevo corto dentro de poco. Se llama Mr. Tickles y está basado en una leyenda urbana que me apasiona y lo protagoniza Ana Rujas. ¡Pronto podréis verlo!

Texto
Sandra Iglesias

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados